Skip to main content

VIAJE CULTURAL A BLANCA-ULEA-VILLANUEVA DEL SEGURA

(sábado, 13 abril)

 

-9.30-BLANCA:

Llegada a la Plaza del Ayuntamiento y Plaza Dieciocho de Julio 

Tras la llegada a la población a los pies del Castillo sobre la Peña Negra, el primer punto de reunión es la Plaza Dieciocho de Julio.  En este centro neurálgico de la localidad, donde se encuentra la Iglesia de San Juan Evangelista, erigida a inicios del XVI tras las sucesivas Pragmáticas de conversión forzosa de la población mudéjar de origen norteafricano, mayoritaria en la zona, nos recibe el cronista oficial don Ángel Ríos, que comparte con nosotros una introducción a la historia de los origenes de la localidad.

 

Subida al castillo 

La subida a través de las antiguas calles y viviendas de la población medieval de Negra culmina sobre los restos del Castillo. Esta estructura de tapial fue erigida entre finales del siglo XII e inicios del XIII tras la ocupación almohade de la Taifa mardinisí de Murcia en una gran elevación que controla la visión del valle del Segura entre Abarán y Ricote. Su factura es realizada con las técnicas del tapial norteafricano.

Será en esta zona donde Muhammad Ibn Hud, descendiente de los prestigiosos emires hudíes de Zaragoza del siglo XI, iniciará una rebelión contra el dominio almohade en 1228 y será reconocido como emir prácticamente en todo el sur peninsular.

Los herederos de Ibn Hud acabarían poniéndose bajo la protección de Castilla con el Tratado de Alcaráz en 1243, pero tras la supresión de la rebelión mudéjar de 1264-1266, el reino sería incorporado definitivamente a la Corona de Castilla. Es en esta época cuando el control de la población del valle de Ricote será encomendada a la Orden de Santiago.

Con el siglo XX, la población se triplicará y sobrepasará sus límites históricos hacia la ribera del río y más allá ocupando tradicionales terrenos de labranza.

11.00 a 13,00: Fundación Pedro Cano 

Tras el merecido café tras la bajada, el blanqueño más laureado, don Pedro Cano,  es el encargado de enseñarnos el Museo de su Fundación, centro de la vida cultural local, de la mano de su directora la doctora María del Carmen Sánchez Rojas. En uno de las momentos más emocionantes del viaje, a lo largo de cuatro plantas comparte con nosotros tanto algunos de sus trabajos más recientes, como un recorrido por toda una vida dedicada al arte pictórico, desde su infancia en el pueblo como su formación y periplo por Madrid, Roma o Nueva York y sus viajes por varios países del arco mediterráneo.

Tras una breve recepción con el Sr. Alcalde de Blanca, don Ángel Cano, nos da la bienvenida e invita a visitar el pueblo y a disfrutar de la preciosa vega del Segura a su paso por la localidad.

-13.15, Museo de la Luz y del Agua. Ubicado en la que se preciaba de ser la estación hidroeléctrica más antigua de la Región, el museo expone hoy en día una historia sobre el aprovechamiento hídrico de la localidad a través de los siglos. La estación estuvo en funcionamiento desde finales del XIX hasta los años 60s del XX, y propició entre otras curiosidades la más antigua corrida de toros nocturna del mundo en 1893.

 

-17.00-ULEA: Con el permiso del asado de cordero con patatas acompañado de un Monastrell de 14º del Restaurante Moreno y de la tranquilidad y paz que se respira una tarde de sábado en sus calles, lo más reseñable de Ulea es su Casa Eiffel o Casa del Cura. Dos torreones volados y estructura cuadrada, construida por José Ríos Carrillo, un uleano exportador de fruta que dícese que entre los años 1910 y 1915 en París conoció al ingeniero y arquitecto francés Gustave Eiffel (sí, el de la Torre Eiffel), con quien le uniría una gran amistad. Nada mejor para la artritis reumatoide de Monsieur Eiffel que, de la mano de Ríos, visitar regularmente el balneario de Archena. En agradecimiento, tuvo a bien diseñarle una vivienda a su amigo. Él o algún alumno suyo pudieron ser los autores del proyecto de la misma. El segundo apelativo del edificio viene de que estuvo en posesión del párroco de San Bartolomé, el templo local levantado también en el siglo XVI con la conversión morisca

17.45-Paseo cruzando el río hacia Villanueva del Segura: un paseo encantador para bajar el asado, con preciosas vistas a la huerta de la Vega media y a la población.

-18.00.-Breve paseo por el casco viejo y por varios miradores en Villanueva del Segura.

Para terminar la jornada, un café y algunos piononos en el Café Bar Plaza, traídos por una graciosa camarera que te hace pensar que aún hay esperanza en la adolescencia actual. En la Plaza de la Constitución se encuentra la Iglesia de la Asunción, diseñada en estilo neoclásico a finales del siglo XVIII por el madrileño Juan de Villanueva (sí, sí…el del Museo del Prado, y si no me crees fíjate en las columnas e imagina delante una estatua de Velázquez), que tuvo a bien venir a la pujante Murcia de la época al conocer por la aristocracia local que en la ribera del Segura se hallaba una pequeña localidad con su apellido.

Victor Miguel Villa

Autor Victor Miguel Villa

Más artículos de Victor Miguel Villa

Leave a Reply