Skip to main content

EXPOSICIÓN HOMENAJE A PASCUAL PIÑERA: Pinturas y Fotografías

CIEZA: Museo Siyasa Hasta el 9 enero.

“El artista ciezano Pascual Piñera sigue vivo”

Texto: PASCUAL GÓMEZ YUSTE

El arte, cuando lo es de verdad, vive siempre, desde y para siempre, y sobrevive de manera implacable a todo, al paso inexorable del tiempo e incluso a la muerte de sus creadores mismos. La suerte del artista Pascual Piñera Piñera (Cieza, 1939-2013) fue tan intensa en vida como en obra, y tan desventurada en su infancia y juventud, que el público jamás podrá imaginar cómo pudo legar el espíritu de vitalidad y serenidad que transmiten todas sus creaciones. Muchas cosas aprendió de su irrefrenable interés por la cultura francesa, pero, la que más, a amar la libertad por encima de todas y a combatir todo lo que la amenaza y contradice. En Paris descubrió el amor-pasión de que hablaban tanto los poetas surrealistas y el tiempo que pasó durante 1968 en la meca de la literatura y el arte fue más feliz, o menos infeliz, que en ninguna otra parte.

Como escribe el pintor José Lucas en su introducción al catálogo editado por la Concejalía de Museos del Ayuntamiento de Cieza, “había nacido en la más áspera y cerrada curva de la pobreza y la humildad. Años duros y crueles de la posguerra española, quizá la más larga y penosa época que se haya conocido en nuestra historia contemporánea. En este ambiente fue automoldeando el carácter y el rico espíritu de este extraordinario personaje. Nunca tuvo la mirada triste del desaliento, como tantos otros niños coetáneos suyos que también malvivieron esa desdichada época”. Nuca mejor dicho: Lucas articula con rigor sus conocimientos sobre él y afirma lo siguiente: “Pocas veces, en este pueblo en el que nacimos, se ha homenajeado a una persona desde la oficialidad con argumentos más claros y méritos más ciertos que al inolvidable Pascual Piñera”.

Y es que es un artista que tocó todos los géneros, técnicas y estilos, que fueron practicados y aparcados sucesivamente. En los últimos años de su vida simultaneaba la fotografía con el ejercicio de la abstracción, realizando obras en acrílico sobre papel, así como un lienzo, que, en palabras de su hijo Pedro, “son de una belleza tan sencilla y luminosa que a todos los que estábamos a su alrededor nos dejó completamente maravillados y sorprendidos. Sobre todo por el momento personal en el que los pintó. La visión de sus ojos empezaba a reducirse cada vez más. No le quedaban demasiados meses de vida”. Este recuerdo trae a la memoria imágenes inolvidables de grandes lectores como, por ejemplo, la foto de Borges que intenta vencer la ceguera pegándose casi el libro a la cara, o la de James Joyce que, con un ojo tapado por un parche, lee con una lupa.

‘Exposición-homenaje a Pascual Piñera. Pinturas+fotografías’ ayuda a divulgar la obra de uno de los mayores pintores autodidactos de Cieza. Lo que se ofrece en abundancia son obras desde 1980 hasta 2013, que posibilitan conocer mejor el proceso creador del autor y el desarrollo de importantes composiciones suyas, tanto en pinturas como en fotografías, con trabajos muy personales que destilan sentido y sensibilidad. Es el caso, por ejemplo, de ‘Pianista’ (mixta sobre papel, 1980). Hay que señalar enseguida que la selección de cuadros figurativos incluye ‘El ángel exterminador’ (acrílico sobre lienzo, 1984), ‘Homenaje a Guayasamín’ (mixta sobre lienzo, 1987), ’El reo’ (acrílico sobre lienzo, 1996), lo cual para el espectador no familiarizado con su producción pictórica, facilita comprender la evolución del artista.

También merece la pena mencionar sus fotografías. El artista José María Lisón lo aborda en el texto escrito para el catálogo: “Trabajaba con ellas como si estuviera pintando, es decir, componía el tema, elegía los colores y disparaba su cámara. Se pintaba el cuerpo y se tiraba al río, ese mismo río donde jugaba cuando era niño”. El que Piñera se dedicase a la fotografía se explica por el hecho de que llevaba más de cuarenta años pintando y necesitaba expresar todo lo aprendido a través de sus infinitas posibilidades. “Compró dos cámaras digitales cuando tenía poco más de sesenta años de edad, y supuso para él desplegar todo su potencial”, comenta su hijo. Y es que, sin saberlo, emprendía el último tramo de su viaje desde los márgenes del camino, como si toda su experiencia acumulada le permitiera contemplar a los que entonces transitaban frente a ella.

Por si aún quedaba alguna duda de que Pascual Piñera se había hecho un hueco en el panorama artístico de Cieza, la Concejalía de Museos se ha encargado de disiparla con la inauguración de esta muestra en el Siyâsa donde se exhibirá hasta el 9 de enero. Nunca es tarde para ponerse al día en una obra cuyos trazos están unidos a los de sus amigos José Lucas y José María Lisón. Para la titular de esta área municipal, Conchi Villa, “se trata de tan sólo de una pequeña parte de su legado, con gran bagaje cultural, que ha utilizado sus creaciones como método de expresión y vida. Si algo le caracteriza es su versatilidad y maestría para trabajar diferentes técnicas artísticas y elevarlas a lo sublime para deleite de los sentidos de todo aquel que las contempla”. Realmente escasas esas exposiciones de arte que, una vez vistas, se comentan y se recomiendan.

                                                                                                                                Pascual Gómez Yuste

 

José Hernandez Rubio

Autor José Hernandez Rubio

Más artículos de José Hernandez Rubio

Leave a Reply