Skip to main content

EL GRAN HERMANO TE VIGILA

Instalación sonora “1984”

 ARTURO YELO Y JUAN JESÚS YELO

-Centro Cultura Contemporánea-Murcia, Carcel Vieja

 Hasta el 25 mayo

NOTA DE PRENSA AYTO.

El Centro de Cultura Contemporánea de la Cárcel Vieja homenajea a Orwel con la Instalación Sonora “1984”, de Juan Jesús Yelo Cano y Arturo Yelo Maquilón.

Hace 76 años, George Orwell, escritor y periodista, percibió, entendió, y luego pasó al papel, de una forma visionaria y futurista la novela “1984”, publicada en 1949, que tuvo la capacidad de plasmar en un libro imprescindible para comprender a la especie humana en su estado sociopolítico. La novela es una ficción distópica, y nace como contrapartida a la literatura utópica (la que plantea la idea de una sociedad perfecta), siendo una de las publicaciones más vendidas en la lista de bestsellers. En ella, se critica el abuso del poder en una sociedad futurista, no tan ficticia como querríamos, y el uso de la tecnología como método para controlar a las masas. Winston, su protagonista no tiene muy claro si su libre pensamiento es debido a su locura o si realmente es capaz de ver más allá del líder.

El mundo que Orwell describe es un mundo del futuro en el que se presenta una traslación de prácticas del fascismo y sobre todo del comunismo, desde la figura del Gran Hermano (el líder absoluto) y Goldstein (el enemigo del pueblo), hasta la reescritura de la Historia, manipulando textos y fotografías por parte del comunismo ruso y del fascismo alemán.

En Murcia, durante los primeros años del siglo XXI, ha habido una importante escena que ha explorado las posibilidades del sonido desde una perspectiva creativa, es aquí donde el Centro de Cultura Contemporánea de la Cárcel, con esta instalación, nos acerca a un tipo de Arte contemporáneo (menos habitual en las salas) donde los creadores se expresan a través de los sonidos, poniendo de relieve la importancia que en las últimas décadas está teniendo este tipo de disciplina, con más presencia, representación y difusión en los Centros de Arte, con esta instalación se trata de interactuar con el público, con el fin de hacer pensar y reflexionar sobre la vida.

Sin duda Los Yelo (Juan Jesús y Arturo), forman un tándem que no nos dejará indiferentes, la instalación sonora destaca por la intensidad, su poder se basa en los sonidos continuos y voces de personas que nos introducen de lleno (al espectador) en una atmósfera marcada por la escasa ausencia de luz, para focalizar los sentidos en el oído. El objetivo de este proyecto es recrear sonoramente la novela, con una duración de unos 25 minutos. Se escuchan nueve espacios sonoros, cuatro de ellos dedicados a los ministerios en los que se radiografía la vida de Winston y del resto de personajes de la novela: el trabajo en el Ministerio de la Verdad, los Dos Minutos de Odio, los informes y anuncios económicos y la reeducación por parte de O’Brien. Los otros cinco fragmentos actúan como complemento y describen diversos ambientes sonoros de la novela (la telepantalla, el comedor, la historia de amor con Julia, canciones compuestas con inteligencia artificial, los proles).

En los tiempos actuales de la geolocalización, el WhatsApp, el hackeo por redes sociales, los seguimientos a través de los posts, el ciber mundo virtual, la inteligencia artificial, la desvinculación de la idea de realidad versus irrealidad, este homenaje a “1984” de Orwell cobra un sentido, y se suma a otros proyectos culturales que actualmente se están llevando a cabo en el Mundo. La instalación definitiva trata de hacernos reflexionar sobre la división, frustración, individualidad, lucha diaria por sobrevivir a la cibermasa. Un análisis del poder, de las relaciones, de las dependencias, de lo propio y lo ajeno. El proyecto conjuga elementos sonoros, extraídos de la radio, tv, grabaciones, … todo procesado con la tecnología.  

En cuanto al argumento, la instalación sonora nos sitúa en el año 1984. El mundo está dividido en tres superpotencias que viven en guerra: Oceanía, Eurasia y Asia Oriental. De Oceanía, sabemos que está gobernada por el Partido, con el Gran Hermano como líder absoluto. Existen tres grupos sociales: el Partido Interior (2% de la población; gobierna), el Partido Exterior (13%, ejecuta los dictados del gobierno) y el proletariado (85%, absolutamente ignorados e incapaz de organizarse para rebelarse contra el sistema).

Cuatro son los ministerios ocupados en mantener el sistema: el Ministerio del Amor, encargado de castigar, torturar y reeducar mediante lavados de cerebro a los miembros disidentes del Partido; el Ministerio de la Paz, que se ocupa de perpetuar la guerra para que los ciudadanos se olvidan de los problemas internos; el Ministerio de la Abundancia, responsable de planificar la economía y de un extremo racionamiento de los recursos, y el Ministerio de la Verdad, cuyo objetivo es reescribir continuamente la historia pasada y presente para adaptarla a la versión oficial del Estado. En este contexto, surge la historia de amor entre Winston y Julia.

Entrar en una instalación sonora requiere de cierta predisposición y actitud por parte del espectador. En primer lugar, la obra no está delimitada por un marco o colocada sobre una peana, sino que inunda toda la sala. Por lo tanto, se necesita el silencio cómplice de quien contempla la obra para permitir a otros espectadores (y a él mismo) una escucha plena para poder percibir como el sonido esculpe el espacio de la sala. Además, una instalación sonora como 1984 requiere que el visitante se siente o deambule por la sala a su elección, pero en todo caso que se convierta en parte de la obra (puede elegir ser prole o miembro del partido) y, desde ese punto, se fusione con la escucha de lo expuesto. Por último, no se requiere ningún tipo de análisis mientras se contempla la obra: simplemente hay que dejar que nuestra percepción nos lleve a ese mundo distópico donde vivir tanto escenas de lo cotidiano como otros momentos especiales de la vida de Winston.

Se recomienda visitar la instalación varias veces, en diversos días y momentos, solos y en silenciosa compañía. Únicamente después de hacerse uno con el sonido expuesto, logrará el espectador vivir en el 1984 orwelliano y comprobar las conexiones, casi siempre incómodas, con nuestro 2024.

Ayto. Murcia

Leave a Reply